35.000 muertes pueden atribuirse