Un hombre se transforma radicalmente comiendo patatas durante 313 días